Contacto

Estaremos encantados de ayudarle, ¡llámenos!

Central +49 2739 301-0

Ventas internas +49 2739 301-140 info@stauf.de

Técnica de productos +49 2739 301-160

Departamento de finanzas +49 2739 301-130 frc@stauf.de



Tecnología­adhesiva desde 1828

De antigua fábrica de pegamento a una moderna fábrica de adhesivos

La empresa STAUF está en manos de la familia desde su fundación en el año 1828. En la actualidad Wolfgang y Volker Stauf, constituyen la sexta generación que dirige la empresa. La dinámica historia de esta empresa tradicional está estrechamente ligada a los vaivenes económicos de la región de Siegerland. El punto de inflexión, y con ello también el verdadero comienzo de la historia de éxito de la actual STAUF Klebstoffwerk GmbH, fue tras finalizar la segunda guerra mundial.

Experimentos con materias primas sintéticas

En el año 1946, después de que los edificios e instalaciones de la fábrica de pegamento STAUF fueran destruidos por dos ataques aéreos, el doctor Dr. Werner Stauf empezó a experimentar con materias primas sintéticas en una cocina provisional. Su visión: Quería fabricar un adhesivo que marcara el inicio de una nueva era en la historia de la empresa familiar. La cola de origen animal que había producido hasta ahora la empresa ya no resultaba rentable. Por las noches este visionario se dedicaba en cuerpo y alma a sus experimentos, y durante el día empezó a ser conocido como «Siffemann» (vendedor de jabón) en toda la región de Siegerland.

El doctor Werner Stauf descubrió el adhesivo sintético

Visitó todos los pueblos en su bicicleta, subió y bajó montañas, todo ello para vender los jabones que él mismo fabricaba. Eran tiempos duros, y al igual que el resto de las familias, los Stauf también habían perdido todo. Al final los experimentos nocturnos tuvieron éxito. Con la creación de su primer adhesivo sintético el doctor Werner Stauf dio el primer paso para volver a levantar la empresa.

El adhesivo en dispersión para parqué fue un éxito

Al concentrarse en los adhesivos para la industria de la construcción abrió un nuevo mercado principal para la empresa. Cuando llegó al mercado el primer adhesivo en dispersión para parqué en 1952, consiguieron el éxito definitivo. Al introducir el adhesivo Rapid-M2A de STAUF aumentó la facturación, el negocio se puso en marcha. Había conseguido completar la transición. Así fue como STAUF se convirtió en la única fábrica de pegamento de Siegerland que consiguió dejar atrás la cola de origen animal y pasar a producir adhesivos sintéticos.

Las patentes acreditan la enorme cantidad de productos innovadores

El doctor Werner Stauf siguió trabajando sin descanso y de manera previsora en sus productos, lo que dio paso a innumerables productos innovadores. Prueba de ello es el gran número de patentes guardadas en los archivos de la empresa, y que fueron emitidas por la Oficina de Patentes Alemana en Múnich.

Entre otras muchas cosas el químico desarrolló un proceso para pegar placas de espuma de poliestireno sobre chapas, cuya finalidad era ser utilizadas para revestir tejados. De esta manera creo una alternativa más segura al pegado con betún, que era fácilmente inflamable. El fundador de la empresa, Eberhard Stauf, ya había demostrado sus intenciones de abrir nuevos caminos cuando en 1828 abrió una fábrica de cola de origen animal al lado de su curtiduría. A lo largo de su historia STAUF Klebstoffwerk GmbH ha pasado de ser una pequeña empresa a una fábrica moderna.

Arraigo como parte de la filosofía de empresa

A pesar de su enorme crecimiento, la familia Stauf ha conservado la visión prospectiva y el arraigo de las generaciones anteriores, hasta el punto de integrar estos conceptos en la filosofía de la empresa. Gracias a la técnica más moderna y a trabajadores con capacidad de innovar, la empresa optimiza constantemente sus sistemas de adhesivo de alta calidad para revestimientos de suelo, paredes y exteriores. La calidad prémium y de confianza de los productos adhesivos procedentes de la región de Siegerland se basa en muchos años de experiencia y una ampliación constante del catálogo.

1828 hasta 1862 Eberhard Stauf: Curtidor y fabricante de cola

Eberhard Stauf

Eberhard Stauf (1790-1862)

Eberhard Stauf construyó la primera fábrica de cola en Siegerland. En la actualidad todavía se puede encontrar su nombre en la razón social de la Sociedad Anónima Eberh. Stauf GmbH & Co. KG.

Stauf convirtió los residuos de la curtiduría en una nueva fuente de ingresos

La historia de la empresa STAUF también fue escrita por la transformación económica de la región de Siegerland. La interacción entre la minería y la industria metalúrgica y siderúrgica, y el aprovechamiento forestal y agrícola influyeron en el desarrollo de la empresa. El hecho de que la empresa pasara de ser una pequeña fábrica de pegamento a ser una moderna fábrica de adhesivo, es también el resultado de la naturaleza de las personas encargadas de la dirección de la empresa: emprendedoras, ingeniosas y previsoras.

El oficio de la curtiduría era una tradición familiar

La obtención de madera procedente de los bosques de la región de Siegerland hizo que la industria ganadera se convirtiera en la base para una notable industria del cuero. De las crónicas de la ciudad se sabe que ya en 1654 Johann-Jacob Stauf se dedicaba al oficio de curtidor. Las generaciones posteriores siguieron el mismo camino. De ahí que Eberhard Stauf, el fundador de la fábrica de pegamento, fuera sobre todo un curtidor. Muchos de los nombres de las calles de Siegen, como Lohgraben, Löhrtor o Gerbereiweg, son de esta época. Aunque en la actualidad ya no queda rastro de la mayor parte de los pozos de cal o de los edificios.

Cuando a principios del siglo XIX las guerras napoleónicas y el bloqueo continental impidieron la entrada de pieles animales del extranjero, Eberhard Stauf también empezó a sentir el efecto de unas condiciones económicas desfavorables. Y se vio obligado a conseguir una nueva fuente de ingresos, más allá de la fabricación de cuero, para poder garantizar la seguridad económica de su familia.

De curtidor a fabricante de pegamento

Eberhard Stauf tuvo la idea de encargarse él mismo de transformar los residuos de su curtiduría en cola. Al fin y al cabo después de fabricar 100 kilos de suelas de cuero aún le sobraban 14 kilos de carne y grasa; lo que se conoce como «pasta» (cuero que después de su curtición aún no había sido sometido a otros procesos y aún contenía sustancias de origen animal). De manera que todo lo que no era utilizado para fabricar cuero, la denominada pasta, empezó a venderse a las fábricas de pegamento. Esta nueva rama de negocio hizo que la familia Stauf consiguiera independizarse hasta cierto punto de la política de precios, cada vez más influida por los mercados externos.

Fabricación de la cola de origen animal

En las fábricas de cola de origen animal había que limpiar en primer lugar la pasta, para después almacenarla en pozos de ceniza durante diez semanas con una lechada de cal. Esto ayudaba a que la estructura de las fibras cediera. Para terminar se lavaba bien la pasta con unas máquinas de lavar especiales durante aprox. 48 horas con agua limpia.

Ebullición

No fue hasta este momento que empezó el proceso de ebullición real. Para derretir la cola se calentaba la pasta y el agua en unas enormes cubas para hervir, abiertas en la parte superior. Después los trabajadores recogían este líquido concentrado con agentes conservantes, lo vertían en cajas rectangulares y lo almacenaban en habitaciones frías para que solidificara. Una vez solidificada sacaban esta sustancia gelatinosa de las cajas y la cortaban en prácticas tabletas que después secaban en construcciones especiales.

1862 hasta 1900 Wilhelm Stauf: De artesano a dueño de una fábrica

Wilhelm STAUF

Wilhelm Stauf (1831-1906)

Wilhelm STAUF, hijo del fundador de la empresa, abandonó el oficio de la curtiduría y modernizó la fábrica de pegamento de Siegen.

Tras la muerte de Eberhard Stauf, el fundador de la empresa, su hijo Wilhelm asumió la dirección de la empresa en 1862 y modernizó las instalaciones de la fábrica de pegamento de Siegen. Aunque el proceso artesanal para la fabricación de cola de origen animal permaneció inalterado hasta finales del siglo XIX, las novedades técnicas permitieron producir pegamento durante todo el año y mejoraron visiblemente la eficacia de la producción.

Fundación de la empresa de fieltro «Stift Keppeler Filzfabrik»

Wilhelm Stauf extendió su actividad empresarial a industrias alejadas del negocio del cuero: Junto con Eduard Giesler, natural de Siegen, y los empresarios Vollpracht y Weiss, naturales de Hilchenbach, fundó la fábrica de fieltro «Stift Keppeler Filzfabrik». Durante algún tiempo fue la mayor fábrica de fieltro de Alemania. Procesaba pelo de origen animal que se iba acumulando en las curtidurías. Los trabajadores se encargaban de lavar, secar y suavizar el pelo. Y para terminar lo prensaban hasta convertirlo en fieltro.

Un nuevo capítulo dentro de la historia de STAUF

Como buen empresario, Wilhelm Stauf supo reconocer los signos de los tiempos: Abandonó el oficio de la curtiduría, que había dejado de ser rentable, y dio comienzo a un nuevo capítulo de la historia de la empresa. El hijo del fundador de la empresa empezó a trabajar en la explotación de minas de hierro y participó junto con su yerno, Emil Peipers, en la fundación de un taller de fundición de rodillos que a día hoy sigue gozando de importancia.

1900 hasta 1930 Ernst Stauf y Richard Stauf: Apogeo y época de crisis

Ernst STAUF

Los hermanos Ernst (1862-1949) y Richard Stauf (1868-1956) dirigieron juntos la empresa durante unas décadas extremadamente turbulentas.

Richard STAUF

Ernst Stauf y Richard Stauf (1868-1956)

Cuando los hermanos Ernst asumieron la dirección de la fábrica de pegamento en 1900, empezó un breve florecimiento de la industria de la cola de origen animal. Los procesos técnicos de producción introducidos habían mejorado mucho la calidad del pegamento. Ahora antes de hervir el pegamento se podía prensar toda la materia prima para retirar el agua, para a continuación calentar todo con vapor, algo mucho más suave con los productos. Ya no había que cocer este caldo con un 10 % de cola en cubas abiertas, sino que se cocinaba en un evaporador de vacío con el que se conseguía de un 30 a un 45 % de cola.

Competencia de la Región del Ruhr

La gelatina se cortaba en tabletas. Estas se llevaban a instalaciones de secado donde permanecían de 10 a 14 días. Pero se avecinaban tiempos muy difíciles. La industria minera y siderúrgica de la región de Siegerland tuvo que hacer frente a la competencia de la región del Ruhr. Hacía tiempo que el carbón vegetal había dejado de ser el combustible de los altos hornos de la zona.

Había que importar la pasta

Y dado que la industria ganadera, estrechamente vinculada a la producción de madera, también se encontraba en las mismas circunstancias, la fábrica de pegamento ya no podía cubrir su creciente necesidad de materia prima con las curtidurías de la región. Empezó a importarse cada vez más pasta (restos de cuero) del extranjero para las curtidurías de Siegerland. Esto hizo que la situación, que ya era delicada, empeorara para muchos otros negocios. En la casa Stauf la adquisición de materia prima para la fábrica de pegamento también era cada vez más difícil.

La adquisición de materia prima se convirtió en una amenaza para la empresa

A comienzos del siglo XX las regiones del norte de Alemania comenzaron a oprimir cada vez más a la industria del cuero de la región de Siegerland; en la zona costera la producción de cuero era más rápida y barata. La importación de productos manufacturados también contribuyó a que la adquisición de materia prima pusiera en peligro la existencia de las fábricas de cola animal de la región. El cuero curtido con madera especial de quebracho de las grandes fábricas de pegamento en Hamburgo y Schleswing-Holstein era a duras penas adecuado para fabricar pegamento. Así fue como de un total de 140 fábricas de cola de cuero y huesos que mantenían su producción antes de la Primera Guerra Mundial, en el año 1920 ya solo quedaban 88.

Clausura de la fábrica durante la primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial detuvo definitivamente el auge de la industria de la cola de origen animal en Siegen y supuso un punto de inflexión en la historia de la empresa STAUF. La demanda de pegamento no había disminuido, pero los difíciles tiempos de guerra y la escasez de materia prima hacían que fuera imposible rentabilizar la producción. A consecuencia de esto los hermanos Stauf mantuvieron la fábrica de pegamento cerrada desde 1915 hasta 1920. De un total de 140 fábricas de cola de cuero y huesos que existían en Alemania antes de la Primera Guerra Mundial, en el año 1920 ya solo quedaban 88.

La crisis económica destruyó todas las esperanzas

>p>Durante la posguerra, y hasta 1923, la industria de la cola de origen animal experimentó un ligero crecimiento. Mientras el mundo intentaba recuperar el equilibrio, en el mercado de materias primas la situación se complicó debido a una mayor competencia. La crisis economía y la inestabilidad política existente a partir de 1929, terminaron con cualquier esperanza de recuperación.

1930 hasta 1961 El doctor Werner Stauf: De cola animal a adhesivo frío

Werner Stauf

Doctor Werner Stauf (1900-1987)

también era conocido en Siegerland como "Siffemann" (vendedor de jabón). Esto se debía a que durante la posguerra visito todos los pueblos de la región en bicicleta para vender el jabón que él mismo fabricaba.

Cuando el doctor Werner Stauf asumió el control de la empresa de su padre en el año 1930, las circunstancias eran muy difíciles. Los nacionalsocialistas estaban en el poder y la «Reichstelle Chemie» (la oficina del Reich dedicada a la química) controlaba la pasta de manera muy estricta. La empresa STAUF se vio obligada a reducir drásticamente la producción. En diciembre de 1939 una disposición estatal obligó a la fábrica STAUF a cerrar sus puertas y a afiliarse a una Comunidad de Trabajo.

Cierre por disposición estatal

El cierre de los mercados de contratación internacionales para pasta, condicionado por la política, desembocó finalmente en diciembre de 1939 en el cierre por disposición estatal de la fábrica de pegamentos STAUF en Siegen.
A partir de 1940 el contingente de pasta de las fábricas de cola animal de Siegen se procesó en la fábrica de pegamento Otto Nöll de Freudenberg. Y como tantas otras veces a lo largo de la historia de la empresa Stauf, en esta ocasión también encontraron una salida gracias a la capacidad inventiva: El doctor Werner Stauf, que con 25 años escribió una tesis sobre gelatina, desarrolló un proceso mediante el cual podía recuperar la cola animal de los restos de lijas.

Reanudación de la producción

Este descubrimiento hizo que se pudiera reanudar la producción: De 1941 a 1944 se recuperaron todos los restos de lijas de Alemania en la fábrica de Siegen. Pero este modelo de producción de la empresa STAUF también finalizó de forma abrupta antes del final de la Segunda Guerra Mundial: Dos ataques aéreos, uno el 16 de diciembre de 1944 y otro el 1 de febrero de 1945, destrozaron las instalaciones de la fábrica y todas las existencias de materia prima y productos acabos. La familia STAUF perdió todo su patrimonio.

Especializados en adhesivos para la construcción

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial el doctor Werner Stauf volvió a hacer de la necesidad, virtud: Tomó la decisión de no retomar la producción de cola animal. Durante décadas habían tenido problemas con los vecinos debido a quejas por el fuerte olor de los residuos de origen animal e incluso habían sufrido restricciones por parte de la administración. En su lugar el doctor Werner Stauf creó un pegamento novedoso fabricado con vidrio soluble sobrante.

El adhesivo frío «Viskos» hizo posible la reconstrucción

Con el adhesivo frío «Viskos» el mecanismo se puso de nuevo en marcha, y una vez más empezó un nuevo capítulo en la historia de la empresa STAUF: La primera utilización de materias primas sintéticas fue un éxito. Esto sentó la base económica para reconstruir la empresa. También supuso un cambio radical en la industria de los adhesivos de Siegerland. El adhesivo frío «Viskos» se podía utilizar para pegar placas de fibra sobre hormigón. El doctor Werner Stauf dio así el primer paso para especializarse en adhesivos para construcción. 

Adhesivo para parqué STAUF Rapid-M2A

A partir de este momento el doctor Werner Stauf centró su atención en crear un sector para la fabricación de adhesivo en dispersión. En 1952 introdujo en el mercado el primer adhesivo para parqué en dispersión para pegado completo de parqué: «STAUF Rapid-M2A». La industria del parqué no tardó en darle la confirmación oficial: «STAUF Rapid-M2A» era el adhesivo que los expertos estaban esperando desde hace mucho tiempo; era perfecto para pegar parqué de mosaico sobre soportes absorbentes.

1961 hasta 1998 Helmut Stauf: A la conquista de nuevos mercados

Helmut STAUF

Helmut Stauf (1934-1998)

pasó a ser conocido como"Mister WFR" debido al enorme éxito de sus adhesivos para parqué sin disolventes.

Cuando Helmut Stauf siguió los pasos de su padre en 1961, continuó con el legado del doctor Werner Stauf y empezó a adaptar los productos a las necesidades de la industria de la construcción. Se concentró sobre todo en comercializar los productos químicos en el extranjero. Fue así como la empresa STAUF se transformó en una empresa líder en el sector de los adhesivos para suelos.

Adhesivo para parqué «WFR»

El desarrollo continuado hizo que pronto fueran necesarias máquinas nuevas y de mayor tamaño. Pero para comprarlas Helmut Stauf no utilizó capital externo; siempre enfrentaba estos desafíos con un espíritu inventivo y su capacidad para improvisar. Durante los años 70 el desarrollo del adhesivo para parqué «WFR» a base de disolvente y resina sintética y el adhesivo de la línea «M2A» en dispersión, obligó a transformar drásticamente la producción. Con la expansión las capacidades de producción pusieron nuevas posibilidades al alcance de STAUF.

Adhesivo basado en dispersiones de PVA

En los años siguientes aumentaron los requisitos de seguridad para consumidores y usuarios. Helmut Stauf reaccionó rápidamente a este cambio y a finales de los años 80 creó dos adhesivos universales basados en dispersiones de acetato de polivinilo: los tipos «Rapid M2A-712» y «Rapid M2A-720». Con el paso del tiempo la empresa STAUF consiguió mejorar el pegado del parqué con el desarrollo de adhesivo basado en poliuretano.

Llegada de los accesorios a nuestro catálogo

Para convertir el programa de suministro de la empresa en un sistema para trabajos de instalación de revestimientos y parqué perfectamente coordinado entre sí, Helmut Stauf introdujo una gran cantidad de accesorios en el catálogo. Pero casi no había espacio para la gran cantidad de productos nuevos. Después de agotar las posibilidades de ampliación en los años 70, no podían realizar la expansión de los almacenes que con tanta urgencia necesitaban, en la sede de Siegen.

Planificación de la mudanza a Wilnsdorf

Cuando a mediados de los años 90 se volvieron a ver en la necesidad de ampliar las instalaciones, Helmut Stauf decidió trasladar la empresa a las afueras de Siegen a una zona más adecuada y construir allí una fábrica de adhesivos nueva.

Stauf decidió emplazar la fábrica en la zona industrial de Wilnsdorf, donde disponía de una conexión directa a la autopista. A principios del año 1998 la junta del municipio de Wilnsdorf aprobó la compra del terreno y la construcción de la nueva fábrica de adhesivo.

Muerte repentina de Helmut Staufs en 1998

Ese mismo año la historia de la empresa STAUF sufrió un giro inesperado con la muerte repentina de Helmut Stauf. No fue posible seguir con el plan de trasladar la empresa y además fue necesario reorganizar su estructura de un día para otro. Los dos hijos de Helmut Stauf estaban vinculados a la empresa desde su infancia, pero en el momento de su muerte aún estaban finalizando sus estudios. Su mujer, Siegrid Stauf, que trabajaba desde hace años en la empresa como apoderada, asumió el mando de la empresa junto con su hijo mayor, Wolfgang Stauf.

desde 1998 Wolfgang y Volker Stauf: La sexta generación

Volker STAUF

Volker Stauf (desde 1998)

Desde la muerte de Helmut Stauf, Siegrid Stauf y su hijo Wolfgang se han volcado en construir sus propias estructuras de distribución en el extranjero y siguen trabajando para ampliar el catálogo de productos.
Los clientes de STAUF dejaron de ser atendidos por agentes comerciales en territorio nacional y empezaron a recibir asesoramiento de empleados fijos. Al mismo tiempo la empresa siguió introduciendo nuevos productos en el mercado.

Nuevas tecnologías

Gracias a las nuevas tecnologías, el continuo desarrollo de nuevos productos y la garantía de calidad de los productos de referencia, pasaron a necesitar más personal en un breve espacio de tiempo. Duplicaron el número de empleados en el laboratorio. Con el paso del tiempo la fábrica de Siegener se convirtió en un compromiso. El proceso de producción fue haciéndose cada vez más complejo, hasta el punto de que en las antiguas instalaciones se veían obligados a improvisar constantemente. Pasillos bajos y estrechos, trayectos demasiado largos y la escasez de espacio dificultaban la logística interna de la empresa.

Nueva instalación para adhesivo en polvo para parqué «PPK-880»

A pesar de las difíciles condiciones fue posible montar una planta de producción para el adhesivo en polvo para parqué «PPK-880» en la sede de Siegen. Pero a comienzos del nuevo milenio se había agotado toda la capacidad de almacenamiento. Las pequeñas construcciones con las que se había ganado espacio hasta el momento, se habían quedado pequeñas.

Mudanza a Wilnsdorf

En el año 2000 tomaron una decisión: La fábrica de adhesivos STAUF iba a tener una sede nueva. En primavera la empresa adjudicó el contrato para construir en Wilnsdorf.
El 5 de marzo del 2002 se puso la primera piedra y con ello se dio el pistoletazo de salida para comenzar las obras.

En este mismo año Volker Stauf también pasó a ser director general. Él y su hermano Wolfgang Stauf son la sexta generación de la familia que dirige la empresa.
El primer adhesivo abandonó las instalaciones de la nueva planta de producción de Wilnsdorf en octubre del mismo año. Mientras que por un lado las nuevas instalaciones se utilizaban cada vez más, Volker y Wolfgang Stauf fueron reduciendo poco a poco la producción en la fábrica de Siegen.

Desmantelamiento de la fábrica de Siegen

Hasta finales del 2002 se mantuvo la producción en las dos fábricas. El 16 de diciembre del 2002 tuvo lugar la última producción oficial. Después de esta fecha la fábrica STAUF de Siegen se desmanteló.
Aproximadamente dos semanas más tarde empezaron los trabajos de desmantelamiento de la antigua sede. No había mucho tiempo para desmontar las instalaciones y las máquinas; algunos de los componentes individuales todavía eran necesarios en la nueva sede.

Con la mirada puesta en el futuro

Con la puesta en marcha de la nueva sede y el desmantelamiento de la antigua la empresa, STAUF cuenta con una base sólida para seguir creciendo. Ahora ya solo es necesario empezar a diseñar ese futuro. La globalización supone un enorme reto para empresas familiares como STAUF: Internet y los nuevos medios han dado lugar a una transparencia casi ilimitada de los mercados. Uno de los principales retos de STAUF es desarrollar nuevas estrategias para vender adhesivos de alta calidad.

Reducción de tiempos de construcción

Los tiempos de construcción de edificios de viviendas y grandes proyectos se reducen cada vez más. Son necesarios productos que ofrezcan la misma calidad de construcción pero que cumplan las condiciones de seguridad para los consumidores y trabajadores.
STAUF es una empresa familiar y como tal tiene que seguir consolidándose en el mercado global, un lugar en el que las grandes Sociedades Anónimas marcan el rumbo a seguir. Los cambios constantes de la situación mundial influyen cada vez más, y de manera más directa, en la empresa STAUF. Además de seguir los caminos ya explorados, STAUF Klebstoffwerk GmbH recurrirá a nuevas vías para alcanzar los mercados extranjeros, siguiendo el lema del doctor Werner Stauf, precursor y visionario:

«Una empresa que quiere seguir manteniéndose vigente, tiene que ser joven, dinámica y flexible. Y por supuesto ser capaz de desarrollar ideas innovadoras todos los días."

Dr. Werner Stauf

Noticias
How-To-Videos
How-to-Videos

Ver ahora: Cómo se utilizan los productos STAUF

Productos STAUF Descubre más STAUF Produkte